El arma de Chéjov

lunes, 14 de julio de 2014
La frase dice algo así como "si en una obra introduces una pistola, esa pistola será disparada tarde o temprano". Hay dos maneras de interpretar esto, la "clásica" y la "moderna".


La primera es simple: no introduzcas cosas porque sí en tu historia. Si metes algo (una pistola, un recuerdo de algún lugar, lo que sea), úsalo. Esto no quiere decir que le des importancia a todos y cada uno de los objetos de tu obra. Una mesa, por ejemplo, puede no tener más importancia que el ser algo para apoyar otros objetos. Pero, siguiendo el ejemplo, una pistola, es algo importante. Si alguien tiene una pistola, que la use, aunque sea sólo para amenazar, no para tenerla en un cajón.

La otra interpretación del arma de Chéjov: algo que parece poco importante, pero luego resulta ser fundamental. Poniendo un ejemplo: en El hobbit, Bilbo encuentra un anillo mágico. Sí, es importante para el argumento, pero no demasiado, sólo es lo que le ayuda a hacerse invisible. Siguiente libro: ese anillo es el Anillo Único, que es lo único que puede derrotar al malo... no os destriparé más el argumento. Si queréis un buen ejemplo de esto, J.K Rowling es una maestra de este tipo de armas de Chéjov. Leerse Harry Potter con esto en mente es un auténtico ejercicio de concentración y memoria: trozos de conversación, personajes secundarios y otros objetos "poco importantes" acaban como puntos importantísimos dos, tres, cinco libros más tarde
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada